Capítulo 4: El Faro de Venus

Tras abandonar Ímil, Hans y su cada vez mayor compañía viajaron en busca de Alex. Tras atravesar oscuros bosques llenos de peligros, cruzar desiertos bajo un sol abrasador y atravesar mares repeltos de monstruos marinos, llegaron a una gran ciudad llamada Tolbi. Allí conocieron a su alcalde, llamado Babi, conocido por su extrema longevidad. Se rumoreaba que tenía más de 150 años. Según les conto él, había sobrevivido gracias a un brebaje mágico que ralentizaba el envejecimiento, el cual Babi había encontrado en Lemuria, un remoto lugar situado en mitad del océano. Había hallado aquella tierra de casualidad, gracias a un error de navegación del timonel, no sin antes perder su barco y su tripulación en las tempestuosas aguas de su alrededor. Sin embargo, a Babi se le estaba acabando el elixir mágico, por lo que encomendó a Hans y a los demás una misión. Tras detener a Alex,  deberían ir a Lemuria a buscar más brebaje, y así poder salvar la vida del alcalde. Para ello, Babi les prestaría su barco lemurio, el único capaz de atravesar el peligroso camino hacia aquella legendaria tierra. Salieron de Tolbi y se dirigieron al desierto que separaba el Faro de Venus de la ciudad de Babi.

En Suhalla, un pueblecito situado a la entrada del desierto, descubrieron que Alex y sus secuaces habían atacado a los soldados de Tolbi y habían raptado a Sole. Ella era el símbolo de Lalivero, la ciudad a los pies del faro. Debido a sus poderes psinérgicos, circulaba la leyenda de que había caído del cielo para bendecir a todos sus habitantes, y por ello en la ciudad era tratada casi como una diosa. En Lalivero, por orden de Babi, se estaba construyendo un faro de proporciones descomunales con el propósito de localizar un camino seguro hacia Lemuria, pues sólo tenían un barco lemurio y no querían perderlo en uno de los peligrosos remolinos que rodeaban la tierra añorada por Babi. Para que los obreros de Lalivero trabajasen más aprisa, el longevo alcalde mantenía presa a Sole y anunciaba que sólo una vez su faro estuviese terminado la liberaría. Pero el faro que les interesaba a Hans y sus compañeros estaba justo al lado, el Faro de Venus, al cual ellos subieron rápidamente para tratar de detener a Alex y, de paso, rescatar a Sole.

Cuando llegaron arriba, Saturos y Menardi trataron de detenerlos, mientras que Félix y Sole observaban la batalla desde un lateral. Tras un sangriento combate, Hans y los demás lograron acabar con ellos. Desafortunadamente, con su último suspiro, Saturos lanzó la Estrella de Venus al altar y encendió el faro. Entonces este, sacudido hasta sus cimientos por la liberación de toda la Psinergía acumulada en la Estrella, empezó a temblar y a derrumbarse. Sole, que estaba apoyada en un lateral del faro para evitar ser alcanzada durante la batalla, se cayó al océano por efecto del seísmo y Félix, en un gesto de heroísmo casi suicida, saltó tras ella para rescatarla.

Mientras tanto, en una pequeña península llamada Idejima, a los pies del faro, Nadia, Kraden y Alex esperaban pacientemente a que Saturos y Menardi regresasen de su misión, para poder así continuar su viaje. De repente, por efecto del violento terremoto, la península se separó del continente y empezó a flotar a la deriva en el océano. Mientras pensaban en cómo salir de allí, descubrieron en la playa de Idejima a Félix y a Sole, que con sus últimas fuerzas, habían logrado nadar hacia la neonata isla. Por suerte, estaban vivos. Tras una deriva de varios días, donde el hambre y la sed atormentaron a los Adeptos, en el horizonte por fin se divisó tierra, un nuevo continente. Sin embargo, la ilusión de salir de aquella prisión flotante se desvaneció tan pronto la isla pasó de largo. Entonces ocurrió una catástrofe, que, irónicamente, les salvó la vida. Un tsunami de gigantescas proporciones chocó contra la isla y la unió al continente, y no solo eso, sino que con su tremenda inercia logró también desplazar el continente entero y unirlo  a los dos que lo rodeaban, formando un megacontinente. El mundo de Weyard, ahora provisto de nuevo de la Psinergia, estaba comenzando a cambiar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s